lunes, 23 de junio de 2014

PALOMITA

Vuela, vuela palomita,
En canto de libertad:
¡Oíd el ruido de rotas cadenas!...
Muy pronto se escuchará.

El pecho se pone ancho,
La voz ya quiere salir,
Para contarle al mundo,
Que el pago esta por nacer.

A los godos los corrieron,
Los hicieron recular,
Esos valientes patriotas,
Al grito de libertad.

Lindos mozos los de entonces,
Que hicieron la libertad,
 A bala, lanza y cuchillo,
Crearon nuestra nación,

El 25 de mayo,
De 1810,
Bajo un cielo encapotado,
El pueblo quiere saber.

Ni esclavitud, ni virreyes,
Acá queremos tener,
Exigía el pueblo gaucho,
Que libre quería ser.

Así es que nace la patria,
Al grito de libertad,
Muchos pechos en la plaza,
Con un solo corazón.

Vuela, Vuela palomita,
En canto de libertad:
¡Oíd el ruido de rotas cadenas!...
Muy pronto se escuchará.
Mario Daniel Albornoz Rossier

DEL LIBRO "PLUMA DE ORO 2013



MANTO

Negro manto
Sembrador de muerte
Estampido seco
Silenciador de clamores

Armas crueles
De rojos aceros
Regadoras de males
Portadoras de morbos

Bayoneta aguda
Sedienta de sangre
Mezquina metralla
De inocentes pechos

Estridentes cañones
De sonido adusto
Desgarrador de cuerpos
De valientes guerreros

Tu raíz está echada
En el vil oro negro
Retírate, vete
Ya nadie te quiere

El sol del oeste
Viene por el este
Cabalga corceles
De paz y armonía

Almas sempiternas
Custodian sus alas
Que son redentoras
De tus prisioneros
Mario Daniel Albornoz Rossier

DEL LIBRO "PLUMA DE ORO 2013"




GAZZA

Un niño mutilado,
Un clamor de justicia.
Un padre desgarrado,
Un grito ensangrentado.

La voz de los inocentes,
Pide paz y no más guerra.
El silencio de los muertos,
Pide paz y no más guerra.

En los hijos de la guerra, están mis hijos.
En los padres de la guerra, están mis padres.
Mi amada está en la guerra.
Yo estoy en la guerra.

¡Señor! ¡Dios!
¡Cuántas cruces!, ¡cuántos Cristos!
¡Quítanos los clavos!
¡Danos Paz!

Señor.

Danos la Paz…



Mario Daniel Albornoz Rossier

DEL LIBRO "PLUMA DE ORO 2013"

ALONDRA

Alondra de viento y danza,
Corte  del aire que marca adentro,
Velo de niña, lazo del hombre,
Celeste y blanco de nuestro cielo.

Prueba de amor y sueños,
Escondite de pudores.
Romántico mensajero,
Portador de tradiciones.

Perfume de aguaflorida,
Agasajo de lisonja.
Galanteo del amante,
Y rechazo de la amada.

Sauceada del caballero,
Propuesta de amores serios,
Aceptación de la dama,
A la expresión de cariño

Como el hornero en su rancho,
Tú siempre guardas secretos,
De suspiros y de besos
Y de miradas de amantes

Te retuerces en el aire
Cupido de cuatro puntas.
Tus sedas llevan palabras
De quereres y costumbres.

Eres  parte de los gauchos
Y también de nuestras chinas,
Y eres parte de la zamba
Por ser pañuelo argentino

Mario Daniel Albornoz Rossier

DEL LIBRO "ECOS DE AMÉRICA Y DEL MUNDO 2012"


MI PETAQUITA

Mi petaquita e´ tesoros
Muchas cosas ella guarda,
Sueños rotos, esperanzas,
Y unas cuantas alegrías.

Guarda duendes bulliciosos
Que nacen desde la tierra
Que me cubren por las noches
Con el cielo y sus estrellas,

La mirada de mis niños
Con su tierno amor eterno,
Y las manos de mi amada
Acariciándome el alma,

Los recuerdos, los amigos,
Las noches de vinos largos,
El beso que te robara
Junto al piano de “Pastora”.

Guarda el respeto a la tierra,
Y guarda el respeto al hombre,
También guarda tu sonrisa
Que la mantiene brillosa,

La claridad de tus ojos
Con su incomparable verde,
Guarda también tu figura
Tallada en buena madera.

Si todo el mundo tuviera
Petaca como la mía
No habría penas, olvidos,
Tampoco manos vacías.

Mario Daniel albornoz Rossier
DEL LIBRO "LETRAS Y VOCES 2009" Y "ECOS DE AMÉRICA Y DEL MUNDO 2012"

TU ANDAR

Con tu andar inmundo y pestilente,
Dañas la vida con tu trajinar artero.
Con alas negras de tortuoso vuelo,
Contaminas lo que tocas con tus manos.

Con volutas venenosas de cigarros,
Y con vahos de alcoholes malolientes,
Te agazapas cual ladrón entre las sombras,
Esperando dar el golpe en un descuido.

Y no importa si a quien hieres es pequeño,
Lo importante es que sirva a tu intriga.
Eres como el tero, que grita por un lado,
Escondiendo de la vista la nidada.

O quizás la viuda negra que devora,
A su cría si  no huye presurosa,
Luego que en frenética orgía,
Consumiera al compañero que eligiera.

Vienes desde abajo del averno,
Con olores y andrajos harapientos,
A gritar y dar ejemplos de los males,
Que pretendes esparcir por este mundo.

Si tuvieras un segundo de cordura.
Si un instante de ternura te aflorara.
Sabrías dar un beso en la mejilla,
Y un abrazo al hijo que te espera.

Pero no, no puedes…

Tu alma retorcida y enturbiada,
Se quema con los fuegos del infierno,
Haciendo tú presencia despreciable,
Cual hedor de cloacas repulsivas.

Sigues tu danza de locura,
Con tu mente desquiciada por dinero,
Marcando a fuego la señal de la moneda,
En la frente de tus hijos inocentes.

No permites que piensen puramente,
Por que picas la pureza de su alma,
Inyectando la ponzoña de tu vida,
Que procuras trasmitirles malamente.
  
Tu piel de cordero ya no sirve,
Que Dios que todo sabe y todo puede,
Perdone tus actos lastimosos.
Por que tú.

Eres la epidemia de este siglo.


Mario Daniel Albornoz Rossier

DEL LIBRO "ECOS DE AMÉRICA Y DEL MUNDO 2012"

TUS CADERAS

Tus caderas bamboleantes
Surcan el aire en figuras,
Entre cortes y quebradas
Cierras tus ojos y sueñas.

Al arrullo del dos por cuatro,
Al son de una chacarera,
O tal vez de alguna zamba
Que te envuelve en sus arrestos.

Mujer de gráciles piernas,
Gacelas de sostenidos,
Romántica mensajera,
De la danza y sus figuras.

No trunques nunca tu gracia,
El vuelo de tu talento,
Nunca  prives a tu alma,
De lo bello de tu arte.


Mario Daniel Albornoz Rossier

DEL LIBRO "ECOS DE AMÉRICA Y DEL MUNDO 2012"